Navegación

Libros

Tratados

Música

Prédicas

Estudios bíblicos

Himnario Digital

Cursos por correspondencia

Boletín Hijos del Reino

Introducción

Introducción a la primera edición en inglés

La Biblia expone la doctrina de nuestro Señor. Dios bendice a los que guardan esta doctrina. Pero para guardar correctamente la doctrina de la Biblia tenemos que entenderla correctamente. La doctrina de la Biblia incluye los mandamientos, las enseñanzas, las leyes y los principios que pertenecen a la fe que salva y nos ayuda a vivir una vida en victoria.

En tal sentido, un libro que exponga estas verdades de la Biblia ha ocupado, y siempre deberá ocupar, un lugar importante en el pueblo de Dios. Este libro de la doctrina bíblica se preparó precisamente con ese objetivo.

En cuanto Dios puso al hombre sobre la tierra hermosa que él mismo creó le presentó a éste unas enseñanzas que hacen que la vida sea más próspera para su creación. Guardar estas enseñanzas hubiera prolongado la felicidad del hombre en el Huerto de Edén por toda la eternidad. Pero el hombre desobedeció las enseñanzas de su Creador, sumiendo así a todo el género humano en el desastre y la muerte. Sin embargo, Dios tuvo un plan para redimir al hombre. En ese plan él dio al hombre la doctrina y las enseñanzas necesarias para darle de nuevo lo que había perdido a causa de su pecado. A través de todo el período de la ley de Moisés, de los reyes de Israel y los profetas… hasta la venida de Jesús, el éxito o fracaso del hombre dependía de aceptar o rechazar esta doctrina dada por la autoridad divina.

Cuando vino Jesús, el gran Maestro, él habló sobre los requisitos esenciales para una vida aceptable a Dios. Jesús declaró que una vida que agradaba al Padre dependía de oír y hacer lo que él enseñaba. Luego, el Espíritu Santo instruyó a los líderes de la iglesia primitiva sobre las cosas necesarias para obtener la aprobación del Pastor y Obispo de nuestras almas. El Espíritu Santo les dio a entender que es esencial vivir y enseñar la doctrina de la palabra de Dios e infundirla en las vidas de los hermanos. Dios nos enseña en 2 Timoteo 3.16–17 que todas las enseñanzas de su palabra son esenciales a fin de capacitar al cristiano para la obra. Asimismo, en 1 Timoteo 4.16 se nos brinda esta enseñanza: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”.

Este volumen de Doctrines of the Bible es el resultado de haber escudriñado, estudiado y practicado la Biblia por muchos años. Los autores de esta obra han deseado exponer, de la forma más clara posible, las enseñanzas de la palabra de Dios.

Nosotros estamos viviendo en tiempos peligrosos. El liberalismo y el modernismo son enseñados en varios seminarios por muchos teólogos. Así que, se nos ha hecho necesaria la impresión de un libro de la doctrina de la Biblia que exponga las sanas enseñanzas de la palabra de Dios y que al mismo tiempo esté libre de las influencias dañinas de las falsas enseñanzas de hoy. Por tanto, nuestro deseo es que los cristianos conozcan cuáles son las enseñanzas de la palabra y que las hagan parte de sus vidas. Lo que creemos tiene un efecto muy grande en nuestras vidas. Lo que creemos ejerce una gran influencia en lo que pensamos en cuanto a: la inspiración de la Biblia; la relación de Cristo con Dios; el nacimiento de Cristo; sus sufrimientos; su obra expiatoria; su resurrección corporal; su ascensión victoriosa; su posición a la diestra del Padre; su regreso glorioso; el juicio que él pronunciará contra los desobedientes y las recompensas eternas que él dará a los fieles. Estudie cuidadosamente Doctrines of the Bible y practique fielmente las enseñanzas de la Biblia que se promulgan en este libro. Usted aprenderá cuál es la actitud correcta hacia Dios, su iglesia y su obra en la creación. El estudio de este libro le capacitará para prestar un mejor servicio al hombre, ser más útil en las manos del Maestro y ayudar a las almas perdidas a encontrar la gloriosa luz del evangelio de Jesucristo.

Es posible dividir la doctrina bíblica en tres categorías: (1) la doctrina de la Deidad, (2) la doctrina del hombre y (3) la doctrina del futuro.

La primera parte de este libro trata sobre Dios: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Nadie puede entender correctamente el universo y la vida física sin un entendimiento correcto de la trinidad. Los científicos que no reconocen a Dios como creador del universo quedan perplejos en sus intentos de explicar la creación. No importa el nivel educacional o los conocimientos que estos científicos hayan alcanzado porque ellos buscan en vano y presentan teorías que son completamente irrazonables e imposibles para explicar las leyes de la naturaleza y la vida.

También existen algunos teólogos que no reconocen que la Biblia es la palabra inspirada de Dios. Ellos no creen que Jesucristo hizo los milagros y la obra de la reconciliación de forma literal. Estas personas también quedan perplejas en sus intentos de dar una explicación acerca de nuestro Salvador. No pueden entender las verdades espirituales acerca de la caída del hombre en el Huerto de Edén, la redención del hombre y su futuro.

Los últimos capítulos de Doctrines of the Bible abordan el tema del futuro del hombre. Muchos de los teólogos incrédulos se niegan a reconocer la existencia de Satanás, los ángeles, el cielo y el infierno. Permiten que cada persona tenga sus propias ideas en cuanto al futuro, mientras que ellos mismos procuran olvidarse de las realidades de un mundo futuro de pesadumbre o de gloria. Y lo que es peor aún, hay muchas víctimas que consumen el veneno de sus enseñanzas engañosas. Cuando estas personas llegan al borde de la muerte se sumen en un abismo terrible de incertidumbre y tinieblas tal y como algunas han testificado estando en su lecho de muerte.

Hemos preparado este libro con estas realidades en nuestras mentes, y a la luz del conocimiento que tenemos de la palabra eterna. Reconocemos la gran responsabilidad que tenemos de mostrar a los hombres la libertad gloriosa del evangelio de Jesucristo. La iglesia de Jesucristo necesita las sanas enseñanzas presentadas en este libro. Oramos que, por la bendición de nuestro Padre celestial, estas verdades sean útiles para que los hombres conozcan mejor a Dios y su gran plan de salvación. Deseamos que este libro guíe a los hombres a la libertad gloriosa de la gracia del Señor y que edifique a su iglesia. Y que el gran nombre de Dios reciba toda la gloria.

—D. H. Bender

Hesston, Kansas, EE.UU.

c 1928

Prólogo a la primera edición en español

Un grupo de hermanos cristianos con un celo muy grande por la obra del Señor, mientras trabajaban como misioneros en Guatemala entre los de habla española, se dieron cuenta de la gran necesidad que había de traducir al español el libro, Doctrines of the Bible. Hasta ese momento no se había publicado un libro semejante en ese idioma. Se necesitaba un volumen que explicara la sana doctrina de la Biblia en una manera clara y honesta, exponiendo fielmente las enseñanzas del Señor. Por supuesto, ya se habían publicado muchos libros sobre la doctrina bíblica, pero los mismos negaban o evadían algunas de las enseñanzas que la Biblia enseña. Mientras tanto, muchos creyentes se nos acercaban y nos pedían explicaciones en cuanto a la doctrina de la Biblia. La necesidad de un texto guía que nos ayudara a responder a tantas interrogantes sirvió de incentivo para preparar una obra como ésta.

Así fue como la junta de la Asociación Menonita Conservadora, con el permiso de Herald Press, autorizó el comienzo de la traducción de este libro. Muchos hermanos de varias misiones y lugares se dieron a la tarea de trabajar en tan importante obra. Queremos agradecerles mucho a todos los que ayudaron. Sin embargo, no es posible recompensar a cada uno de ustedes que de una forma u otra ayudó en la realización de este material, pero esperamos que ahora, con el libro ya impreso, todos disfruten sus aportes.

Confiamos que las enseñanzas de este libro sirvan de mucha bendición a todos nuestros amigos de habla española. Sea la voluntad de Dios que las mismas ayuden a muchos a establecerse más en la sana doctrina de la Biblia: Para perfeccionar a todos los santos, para que la predicación del evangelio avance, para que la iglesia siga en pos de Cristo a fin de que lleguemos a la unidad de la fe y al conocimiento del Hijo de Dios. Por favor, si encuentra algo en este libro que no concuerda con su propia opinión, búsquelo en la Biblia para asegurarse que así sea. La Biblia tiene la última palabra en todas las disputas humanas. Sabemos que esta obra no es una obra perfecta, pero queremos que traiga gloria al Señor.

Glorifiquemos al Señor Jesucristo y magnifiquemos su palabra. Queremos animar a cada creyente, por medio de este libro, que dé su vida en sacrificio vivo al Señor. También deseamos que cada pecador no arrepentido aprenda acerca de la salvación que hay en el Señor Jesucristo y busque ser salvo antes de que llegue el fin.

—Leví Schrock

c 1973

Prólogo a la segunda edición en español

La publicadora de la primera edición en español de Doctrinas de la Biblia (la Asociación Menonita Conservadora) dejó de existir como tal en los años 90 del siglo veinte. Sin embargo, siempre se mantuvieron los pedidos que solicitaban más reproducciones de este libro. Por consiguiente, se le ofreció a la Publicadora Lámpara y Luz la propuesta de comenzar a publicarlo para suplir la demanda existente.

Después de considerar el asunto, decidimos aceptar la oferta. La junta ejecutiva de la Publicadora Lámpara y Luz, con el permiso de Herald Press, autorizó una nueva traducción de este libro del inglés al español y nos dio permiso para redactar una nueva edición.

Presentamos esta obra a nuestros lectores con la esperanza de que la misma les estimule a buscar en la Biblia para comprobar la veracidad de las enseñanzas que aquí se exponen. Que Jesucristo reciba toda la gloria por cualquier ayuda espiritual que se adquiera por medio de la presente obra.

—Publicadora Lámpara y Luz

noviembre de 2003

Edición original en inglés: Doctrines of the Bible, Daniel Kauffman, Editor

© 1928, 1956 Mennonite Publishing House

 

Primera edición en español: Doctrinas de la Biblia

© 1973 Asociación Menonita Conservadora

 

Publicadora Lámpara y Luz

26 Road 5577

Farmington, NM 87401

 

© 2003 Publicadora Lámpara y Luz

Traducido de Doctrines of the Bible y adaptado con permiso de Herald Press

Todos los derechos reservados

Doctrina de la Biblia

Introducción

La doctrina de Dios

Cap. 1 Dios, su ser, y sus atributos

Cap. 2 Dios, sus obras

Cap. 3,4 La trinidad y (4) Dios el Padre

Cap. 5 Dios el hijo

Cap. 6 Dios el Espíritu Santo

Cap. 7 El hombre

Cap. 8 Un diseño histórico del hombre

Cap. 9 El hombre en su estado caído

Cap. 10,11 El hombre redimido y (11) La muerte

Las provisiones de Dios para el hombre

Cap. 12,13 La gracia y (13) La revelación

Cap. 14 La Biblia

Cap. 15 El hogar

Cap. 16 La iglesia

Cap. 17 El gobierno civil

Cap. 18 El día del Señor

Cap. 19 Los ángeles

El reino de las tinieblas

Cap. 20 El diablo, Satanás

Cap. 21 Satanás y los que están bajo su dominio

Cap. 22 El pecado

Cap. 23 La incredulidad

La doctrina de la salvación

Cap. 24 La expiación

Cap. 25 La redención

Cap. 26 La fe

Cap. 27 El arrepentimiento

Cap. 28 La justificación

Cap. 29 La conversión

Cap. 30 La regeneración

Cap. 31 La adopción

Cap. 32 La santificación

LA DOCTRINA DE LA IGLESIA

Cap. 33 La iglesia cristiana

Cap. 34 Los pastores de la iglesia

Cap. 35 La congregación

Cap. 36 Unas ordenanzas cristianas

Cap. 37 El bautismo

Cap. 38 La santa cena

Cap. 39 El lavatorio de los pies

Cap. 40 El velo de la mujer cristiana

Cap. 41 y 42 El ósculo santo y La unción con aceite

Cap. 43 El matrimonio

La vida cristiana

Cap. 44 El servicio cristiano

Cap. 45 La oración

Cap. 46 La obediencia

Cap. 47 La adoración

Cap. 48 La abnegación

Cap. 49 La separación del mundo

Cap. 50 La no resistencia

Cap. 51 El juramento

Cap. 52 El amor

Cap. 53 La pureza

Cap. 54 La humildad

Cap. 55 La esperanza del cristiano

La doctrina del futuro

Cap. 56 La segunda venida de Cristo

Cap. 57 La resurrección

Cap. 58 El juicio

Cap. 59 El infierno

Cap. 60 El cielo