Navegación

Libros

Tratados

Música

Prédicas

Estudios bíblicos

Himnario Digital

Cursos por correspondencia

Boletín Hijos del Reino

DOCTRINA DE LA BIBLIA--La humildad

“Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová” (Proverbios 22.4).

La humildad es una característica del alma que nos prepara para tener fe. Muchas personas alaban la virtud de la humildad y la consideran una joya hermosa; pero ellas mismas no la quieren poseer, pues ella termina con su ego y su orgullo.

El orgullo y la humildad

La Biblia muchas veces contrasta el orgullo con la humildad. Notemos algunos de sus contrastes:

Otro contraste entre el orgullo (considerarse uno superior a los demás) y la humildad (reconocer uno que es indigno) se presenta en Lucas 18.9–14. El fariseo que se exaltó a sí mismo no logró favor de Dios, mientras que el publicano quien confesó ser pecador alcanzó misericordia.

Dios siempre condena el orgullo, mas siempre aprueba la humildad.

Evidencias de la humildad

1. Ser como niño

Según nos dice Mateo 18.1, los discípulos querían saber quién era el mayor en el reino de los cielos. Jesús puso a un niño en medio de ellos, diciendo: “Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos” (Mateo 18.4). Jesús es nuestro ejemplo perfecto de uno que siempre andaba con el espíritu de humildad. Filipenses 2.6–7 dice esto acerca de Jesús: “El cual (...) no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo”. Jesús no buscó la grandeza, pero después de humillarse “Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Filipenses 2.9). Los que, como Cristo, manifiestan un espíritu manso, sumiso y humilde pertenecen a Dios y serán exaltados a su debido tiempo. La sencillez semejante a la de un niño, la inocencia y no guardar rencor son evidencias de la verdadera humildad.

2. La mansedumbre

Efesios 4.2 dice que “con toda humildad y mansedumbre” debemos soportarnos con paciencia los unos a los otros en amor. Los humildes nunca caen desde muy alto porque no se exaltan a sí mismos. Pero los que se exaltan a sí mismos caen y sufren. Sería bueno notar aquí que hay una diferencia entre la humildad y la humillación: la humillación, por lo general, es nada más que el orgullo herido.

Los mansos no se ofenden fácilmente. “Ciertamente la soberbia concebirá contienda” (Proverbios 13.10). Cuando se hiere el orgullo del hombre, él muy pronto lo siente y el resultado es contención. Pero con los mansos es diferente. Como su Salvador, cuando los maldicen, ellos no responden con maldición; cuando son perseguidos, lo sufren todo con mansedumbre; cuando los injurian, lo soportan todo sin responder. Los mansos oran por sus enemigos, amontonando así “ascuas de fuego” sobre sus cabezas según Romanos 12.18–20. Eso sí es humildad.

3. La modestia

La modestia se manifiesta en el semblante, en las costumbres y en el vestir de la persona humilde. Uno que tiene un corazón humilde no tiene ojos altivos y no sigue la moda. Los humildes se conocen por su manera de ser; son modestos en cuanto a su apariencia y sus costumbres. Ellos no se jactan de ser más importantes que los demás y no lucen ropa de gala. Cuando el corazón está lleno de humildad el “gran yo” no se ve. La modestia es fruto natural de la humildad y se manifiesta en toda área de la vida de la persona humilde.

Por qué ser humilde

1. Dios así lo ordena en su palabra

Dios manda que los santos se humillen “bajo la poderosa mano de Dios” (1 Pedro 5.6), que se vistan de humildad (Colosenses 3.12), que se revistan de humildad (1 Pedro 5.5) y que anden con toda humildad (Efesios 4.1–2).

2. Dios se satisface con la humildad y la bendice

(Lea Proverbios 16.19; Mateo 5.3, 5.) Dios da gracia a los que son humildes (Santiago 4.6). Los que poseen la humildad son los mayores en el reino de Dios. “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad” (Proverbios 22.4).

3. La humildad es la precursora de la exaltación verdadera

¿Ha notado usted que la Biblia con frecuencia habla de la exaltación junto con la humildad? Sin embargo, no debemos tratar de humillarnos con la esperanza de ser exaltados. Es importante saber que la senda del orgullo siempre lleva al desastre, mientras que la senda de la humildad siempre lleva a la exaltación. Pero no debemos preocuparnos de cuándo y cómo seremos exaltados. Dios se encargará de todo eso. Lo que nos toca a nosotros es seguir en la humildad, confiar en Dios, obedecer su palabra, mantenernos al pie de la cruz y recordar que las promesas de Dios a los humildes son seguras.

4. Dios escucha las oraciones de los humildes

“No se olvidó del clamor de los afligidos” (Salmo 9.12). Los ninivitas se vistieron de cilicio y ceniza ante Dios. Ezequías se humilló ante Dios y oró que fuera librado del poder de Senaquerib. El publicano rogó a Dios por misericordia. Todos estos acudieron a Dios en humildad, y él oyó sus oraciones. A nuestro Dios Todopoderoso le place contestar las oraciones de los mansos y humildes que vienen a él con súplicas y oraciones.

La humildad fingida

Como Pablo menciona en Colosenses 2.18 hay algo que parece ser la humildad, pero en verdad no lo es. Esta es la humildad fingida y la debemos evitar. Algunos, al darse cuenta de los méritos de la humildad, la codician por su excelencia o por la exaltación que buscan. Buscar la humildad por razones egoístas trae como resultado la humildad fingida. Los que se sienten orgullosos por su humildad algún día se darán cuenta de que era una humildad fingida la que tenían.

Es la voluntad de Dios que seamos exaltados. Pero su camino a la exaltación es distinto que el camino que llevan los que quieren exaltarse a sí mismos. Su rumbo es distinto; su destino también lo es. La exaltación a la que aspira el hombre siempre exalta su propia voluntad carnal, mientras que Dios desea exaltar al hombre según su imagen y propósito. Para esto, la carne tiene que estar muerta de tal manera que no responda a los deseos carnales. Algunos piensan que los dones espirituales exaltan a la persona que los posee y por eso los buscan con empeño. Pero la verdad es que el que recibe dones espirituales auténticos tiene que humillarse más, crucificar más la carne y entregarse más a Dios. Dios no da dones espirituales para promover nuestras propias metas y aspiraciones. “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo” (1 Pedro 5.6).

Doctrina de la Biblia

Introducción

La doctrina de Dios

Cap. 1 Dios, su ser, y sus atributos

Cap. 2 Dios, sus obras

Cap. 3,4 La trinidad y (4) Dios el Padre

Cap. 5 Dios el hijo

Cap. 6 Dios el Espíritu Santo

Cap. 7 El hombre

Cap. 8 Un diseño histórico del hombre

Cap. 9 El hombre en su estado caído

Cap. 10,11 El hombre redimido y (11) La muerte

Las provisiones de Dios para el hombre

Cap. 12,13 La gracia y (13) La revelación

Cap. 14 La Biblia

Cap. 15 El hogar

Cap. 16 La iglesia

Cap. 17 El gobierno civil

Cap. 18 El día del Señor

Cap. 19 Los ángeles

El reino de las tinieblas

Cap. 20 El diablo, Satanás

Cap. 21 Satanás y los que están bajo su dominio

Cap. 22 El pecado

Cap. 23 La incredulidad

La doctrina de la salvación

Cap. 24 La expiación

Cap. 25 La redención

Cap. 26 La fe

Cap. 27 El arrepentimiento

Cap. 28 La justificación

Cap. 29 La conversión

Cap. 30 La regeneración

Cap. 31 La adopción

Cap. 32 La santificación

LA DOCTRINA DE LA IGLESIA

Cap. 33 La iglesia cristiana

Cap. 34 Los pastores de la iglesia

Cap. 35 La congregación

Cap. 36 Unas ordenanzas cristianas

Cap. 37 El bautismo

Cap. 38 La santa cena

Cap. 39 El lavatorio de los pies

Cap. 40 El velo de la mujer cristiana

Cap. 41 y 42 El ósculo santo y La unción con aceite

Cap. 43 El matrimonio

La vida cristiana

Cap. 44 El servicio cristiano

Cap. 45 La oración

Cap. 46 La obediencia

Cap. 47 La adoración

Cap. 48 La abnegación

Cap. 49 La separación del mundo

Cap. 50 La no resistencia

Cap. 51 El juramento

Cap. 52 El amor

Cap. 53 La pureza

Cap. 54 La humildad

Cap. 55 La esperanza del cristiano

La doctrina del futuro

Cap. 56 La segunda venida de Cristo

Cap. 57 La resurrección

Cap. 58 El juicio

Cap. 59 El infierno

Cap. 60 El cielo