Navegación

Libros

Tratados

Música

Prédicas

Estudios bíblicos

Himnario Digital

Cursos por correspondencia

Boletín Hijos del Reino

La Fornicación

La fornicación- el amor verdadero sabe esperar

Mónica sólo tenía trece años de edad cuando cedió a tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Este fue su testimonio:

"Tener relaciones sexuales antes del matrimonio fue la experiencia más horrible de mi vida. En ninguna manera fue la experiencia tan emocionante y de satisfacción que el mundo me hizo creer que era. Sentí como si todo mi interior estaba siendo expuesto y el vacío y clamor de mi corazón no eran atendidos por nadie. Es horrible como la conciencia te acusa ya que también sé que no volveré a tener mi virginidad. Tengo temor del día en que tendré que decirle al hombre que verdaderamente ame y con quien me case que él no ha sido el único, aunque desearía que así fuera. Yo he manchado mi vida ante Dios, me he hecho mucho daño a mi misma, a mis padres y a toda mi familia."

La Biblia dice:

Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca (1 Corintios 6.18).

Raquel y Juan tenían un año de haberse conocido. Ellos tenían una amistad muy bonita y un noviazgo maravilloso. Los padres de Juan querían mucho a Raquel. ¡Pero una noche sucedió algo terrible! Juan empezó a presionar a su novia rogándole que se acostara con él. Le decía: "Si verdaderamente me amas no te negarás a hacerlo. De todas formas pronto nos vamos a casar". Ya Raquel tenía su vestido de novia, pero aquella noche trágica la joven señorita se rindió ante tanta presión y como resultado ella quedó embarazada. Cuando le avisó a Juan, él la abandonó y se fue a vivir a otra ciudad. Los padres de Raquel no querían saber nada de ella. Ahora esta joven está emocionalmente destrozada y sola. Pronto ella será una de tantas madres solteras y su hijo uno de tantos hijos sin su verdadero padre.

La Biblia dice:

Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos (...). Porque sabéis esto, que ningún fornicario (...) tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos (Efesios 5.3–7).

El joven que engaña a una joven como Mónica o Raquel sólo para obtener una relación sexual es culpable de destruir no solamente la virginidad de ella, sino también los anhelos y los sueños de ella. Y tal joven también mancha su propia vida y conciencia con el pecado de la inmoralidad.

Joven, tú no tienes ningún derecho a tentar de esa manera contra la vida de ninguna mujer y mucho menos de tu novia. Cuando ella se entrega a ti, no sólo se entrega físicamente, sino emocional, sentimental, sicológica y espiritualmente. Y todo se hace más difícil para ella cuando queda embarazada y tú te vuelves humo.

Si tú estás consciente del deseo sexual hacia tu pareja, pero la amas de verdad, sabrás esperar y la respetarás. Pero si sólo piensas en poseerla, gozarla, disfrutar y satisfacer tus impulsos genitales entonces la tratarás como si fuera una cualquiera y terminarás frustrándote a ti mismo y a ella. La lujuria no espera, el capricho no espera... pero el amor verdadero sabe esperar.

Joven, la verdadera virilidad está unida al dominio de tus instintos. Entrégate a Cristo y desarrolla un carácter fuerte en el dominio propio. Respeta a la mujer y a ti mismo, y evita esta clase de experiencias amargas que te marcarán para toda la vida. Así como a ti no te gustaría que nadie engañara y abusara de tu madre, hermana o hija en el futuro, entonces tú tampoco lo hagas.

La Biblia dice:

No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios (1 Corintios 6.9–10).

Ahora bien, no siempre los hombres tienen la culpa. ¡Claro que no! Hay muchas "señoritas" que no se dan a respetar y andan encendiendo fuegos por aquí y por allá. Éstas son las que se visten de forma provocativa, coquetean, son fáciles, todos las pueden abrazar, manosear, besar y ellas no dicen nada. Si este es tu caso, entonces no te quejes después por los resultados de tu comportamiento y apariencia. En la medida que quieres que otros te respeten, tú también debes respetar. Si tú no respetas eres culpable del pecado de la lujuria y de provocar el pecado sexual en la mente del hombre que te mira.

La Biblia dice:

Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón (Mateo 5.28).

El joven o la señorita que ama de verdad y espera hasta el matrimonio gana el honor y el respeto de todos. Además, Dios mira estas cosas con agrado. Tal vez tus amigos no lo miran de la misma manera que lo hace Dios, pero tu futura esposa o esposo te lo agradecerá mucho.

Dios hizo el sexo. Es algo muy hermoso dentro del matrimonio. Trae satisfacción, contentamiento y bienestar emocional en la carne.   Es uno de los placeres más exquisitos y agradables que la pareja puede gozar aquí en la tierra.

Pero fuera del matrimonio el sexo se vuelve feo y grotesco. Trae vergüenza, esclavitud y miseria.

Vale la pena esperar.

La Biblia dice:

Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios (Hebreos 13.4).

Si tú te encuentras manchado por la impureza sexual, seas un joven o una señorita, te rogamos por medio de este tratado a que busques a Dios en arrepentimiento y que dejes de pecar. Cristo puede limpiar tu cuerpo y tu mente si tú te arrepientes.

La Biblia dice:

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga (Mateo 11.28–30).

Si tú eres una persona que por la gracia de Dios te encuentras libre de los pecados sexuales entonces deseamos que este tratado te anime a continuar fiel al Señor para que goces de una pureza sexual y espiritual. Si estás casado o casada entonces te pedimos que guardes la pureza sexual y que siempre seas fiel a tu cónyuge.

La Biblia dice:

Bebe el agua de tu misma cisterna,

Y los raudales de tu propio pozo.

¿Se derramarán tus fuentes por las calles,

Y tus corrientes de aguas por las plazas?

Sean para ti solo,

Y no para los extraños contigo.

Sea bendito tu manantial,

Y alégrate con la mujer de tu juventud,

Como cierva amada y graciosa gacela.

Sus caricias te satisfagan en todo tiempo,

Y en su amor recréate siempre.

(Proverbios 5.15–19).

Nosotros deseamos ayudarte a restablecer tu relación con Dios y brindarte el amor y la ayuda necesaria para que tú puedas vivir la vida en santidad que Dios demanda de sus hijos. Por favor, comunícate con nosotros por medio de la dirección anotada en la página "contactarnos".

Tratados

El amor divino

El primer amor

La guerra en Irak...y el soldado de Cristo

El amor hacia los enemigos

Pero te perdoné

¿Amor propio o amor verdadero?


La cosa más grande en el mundo

La apostasía

Las riquezas-carnada eficaz

No basta admirar a Jesús

¡Qué fácil es hablar de Dios!

Los peligros de la dramatización

Guardémonos de andar a la deriva

La cultura del sarcasmo

Los Samueles modernos


Más que protestante


¿Serán buenas todas las religiones?


Los tres caminos...

El avivamiento

No puedo andar con esto

Avivamiento entre los estudiantes

Un Pentecostés personal

¿Qué es el avivamiento?

Biografías

Christian

Pelagias

Policarpo

Francisco Asbury- Obispo ambulante

Elena Ewan- Una vida fragante

Jorge Muller

Una entrevista con Jorge Müller

Kabú

Glikhikan

Samuel Fröhlich

Menno Simons

La comunión con Dios

El tiempo de quietud

En el desierto con Dios

La morada de Dios

Doctrina

La semana santa

Salvo por causa de fornicación


La gracia

La evangelización

Lo básico del evangelio

Arrepentimiento

¿No te importa?

¿Por qué fue levantado Jesús?

Guillermo Lear

El mensaje de V-8


¡Denuncia la corrupción!


¿Fiesta?


El corazón de Pedro (texto)

El corazon de Pedro (pdf)


Cuerda salvavidas (texto)

Cuerda salvavidas (pdf)


Todos los ladrones

La evolución

Más que el instinto

La iglesia cristiana


¿Ha visto usted una iglesia bíblica?


La iglesia cristiana

La hermandad de creyentes

¿Ismaelita o israelita?

La iglesia primitiva fue eficaz


¿Quiénes son los santos?

La moralidad


La fornicación (El amor verdadero...sabe esperar)


¿La nueva moralidad...?

>
Tarjeta sobre la pornografía

Folleto sobre la pornografía


Niños desechados

La oración

¿Dónde están los intercesores?

Una iglesia que ora

Para las mujeres


El velo de la mujer cristiana


Mundanería cara

Elena Ewan- Una vida fragante

Meciéndote a la luz del sol para dormirte

Ropa decorosa, con pudor y modestia


La modestia


Niños desechados

El reino de Dios

Los dos reinos

El dios del ego

La CPE del reino de Dios

La santidad

Normas para una vida santa

Estudios sobre la separación


El cristiano y la política


La navidad- ¿La debemos celebrar?


Estudios sobre el Espíritu Santo

Testimonios

Giovanni Razzeto C.

La conversión de Andrés Dunn

¡Sométete a la voluntad de Dios!

La vida hogareña

El hogar

Los esposos


Esperanza para la familia latinoamericana


El matrimonio bello


25 puntos acerca de la crianza de los hijos


El matrimonio, el divorcio y las segundas nupcias (texto)

El matrimonio, el divorcio y las segundas nupcias (pdf)

La vida cristiana

El camino real de la cruz

Otros pueden, tú no

La radio y la televisión

Rasgos de la vida egoísta

La prueba de la resurrección

Para la gloria de Dios

La derrota de Satanás en el calvario

Los dos pactos


Venid, adoremos


Lleve su cruz


Por sus frutos


La ley de Moisés y la ley de Cristo


Se entra suavemente


Compinches y asociados (texto)

Compinches y asociados (pdf)