Navegación

Libros

Tratados

Música

Prédicas

Estudios bíblicos

Himnario Digital

Cursos por correspondencia

Boletín Hijos del Reino

Bajar La gracia de Dios en formato pdf.

¿Qué significa la gracia de Dios

¿Significa “perdón”? ¿“compasión”? ¿“tolerancia”?

Muchas personas demuestran, por medio de sus vidas, que creen que la gracia de Dios es casi exclusivamente “el perdón no merecido” de Dios. Para estas personas, la gracia de Dios supuestamente les perdona cualquier pecado que cometan. Por medio de sus vidas llenas de religiosidades, pero carecientes del poder divino, tales personas anuncian a todo el mundo: “Podemos vivir de la forma que nos dé el deseo vivir y si pecamos lo único que necesitamos hacer es pedir el perdón de Dios, y su abundante gracia siempre nos perdonará. ¡Gloria a Dios! ¡Aleluya!” Esto para ellos significa “estar libres de la ley”. Tales individuos se imaginan que están libres del pecado del legalismo y se sienten convencidos que están bien con Dios por su abundante gracia.

Sin embargo, los que viven de esta forma son precisamente la clase de personas a quienes se refiere en Judas versículo 4:

Porque algunos hombres han entrado encubiertamente,los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

La Biblia, en Romanos 6.1 y 15, plantea las siguientes preguntas: “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? (...) ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?”

¿Qué cree usted, amigo lector? ¿Sí, o no?

Bueno, es evidente que si la gracia de Dios fuera nada más el perdón de Dios, concedido de forma indiscriminada a todos los que se lo pidan, la respuesta para las preguntas planteadas en Romanos 6.1 y 15 sería un resonante: “¡Sí, cómo no! ¡Porque entre más pecamos, tanto más puede Dios demostrar su abundante gracia en nosotros!”

Pero, ¿cuál es la respuesta que la Biblia da para estas preguntas? Tanto el versículo 2 como el 15 dicen: “En ninguna manera”. O sea, en ninguna manera debemos pensar que la gracia de Dios consiste en el perdón que él supuestamente concede de forma indiscriminada a todos los que se lo pidan y que todo se queda ahí.

Entonces, ¿qué es la gracia de Dios? ¿Cuál es el verdadero significado bíblico de la gracia?

Notemos primeramente el significado de la palabra original griega. La concordancia Strong dice:

Gracia: “La influencia divina sobre el corazón, y su reflejo en la vida”.

¿Ve eso? ¡Qué tremendo! Qué significado más noble se le atribuye a la palabra gracia. Con este significado concuerda toda la Biblia en todos los versículos donde expone sobre cómo es y qué es la gracia de Dios. Por ejemplo, veamos un pasaje bíblico en el libro de Tito. Tito 2.11–13 nos enseña cómo es realmente la gracia de Dios:

Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventuraday lamanifestacióngloriosadenuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

¿Comprendió usted? Estos versículos nos demuestran claramente que la gracia de Dios no se refiere únicamente al perdón de Dios, sino que se refiere específicamente al poder que Dios nos da para dejar de practicar el pecado en nuestra vida diaria y vivir una vida santa, día tras día.

Ahora, a la luz de esta verdad bíblica, le ruego leer de nuevo, detenidamente, uno de los pasajes más favoritos de la comunidad evangélica:

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (Efesios 2.8–10).

¿Percibe usted ahora el verdadero mensaje que el Espíritu Santo desea comunicar a nuestro corazón a través de estos versículos muchas veces malinterpretados en Efesios 2.8–10? La gracia de Dios de ninguna manera merma la importancia de vivir una vida santa, sino más bien la gracia de Dios en nuestras vidas aumenta la necesidad de la santidad en la vida diaria.

Dios nos advierte en términos inequívocos: “No recibáis en vano la gracia de Dios” (2 Corintios 6.1).

¡Gracias a Dios por su abundante gracia! Recibámosla para la salvación de nuestras almas.

—Ernesto Martin

Tratados destacados

El amor divino

El primer amor

La guerra en Irak...y el soldado de Cristo

El amor hacia los enemigos


La cosa más grande en el mundo

La apostasía

Las riquezas-carnada eficaz

Los peligros de la dramatización

Guardémonos de andar a la deriva


Más que protestante


¿Serán buenas todas las religiones?


Los tres caminos...

El avivamiento

No puedo andar con esto

¿Qué es el avivamiento?

Biografías

Pelagias

Policarpo

Francisco Asbury- Obispo ambulante

Elena Ewan- Una vida fragante

Jorge Muller

Kabú

Glikhikan

Samuel Fröhlich

Menno Simons

La comunión con Dios

El tiempo de quietud

En el desierto con Dios

La morada de Dios

Doctrina

La semana santa

Salvo por causa de fornicación


La gracia

La evangelización

Arrepentimiento

¿No te importa?


¡Denuncia la corrupción!


¿Fiesta?


El corazón de Pedro (texto)

El corazon de Pedro (pdf)


La evolución

Más que el instinto

La iglesia cristiana


¿Ha visto usted una iglesia bíblica?


La iglesia cristiana

La hermandad de creyentes

¿Ismaelita o israelita?

La iglesia primitiva fue eficaz


¿Quiénes son los santos?

La moralidad


La fornicación (El amor verdadero...sabe esperar)


¿La nueva moralidad...?


Tarjeta sobre la pornografía

Folleto sobre la pornografía


La oración

¿Dónde están los intercesores?

Una iglesia que ora

Para las mujeres


El velo de la mujer cristiana


Mundanería cara

Ropa decorosa, con pudor y modestia


La modestia

El reino de Dios

Los dos reinos

El dios del ego

La CPE del reino de Dios

La santidad

Normas para una vida santa

Estudios sobre la separación


El cristiano y la política


La navidad- ¿La debemos celebrar?


Estudios sobre el Espíritu Santo

Cristo y los deportes

La vida hogareña

El hogar

Los esposos


Esperanza para la familia latinoamericana


El matrimonio bello


25 puntos acerca de la crianza de los hijos


El matrimonio, el divorcio y las segundas nupcias (texto)

El matrimonio, el divorcio y las segundas nupcias (pdf)

La vida cristiana

La radio y la televisión

Rasgos de la vida egoísta

La prueba de la resurrección

Los dos pactos


Venid, adoremos


Lleve su cruz


Por sus frutos


La ley de Moisés y la ley de Cristo